¿Por qué el cielo es azul?

El cielo es un término que se emplea en diversos ámbitos, sin embargo en el que se utiliza mucho es en el ámbito de la astronomía, definiéndose así como un lugar en el que se encuentran el Sol, la luna, las estrellas y los planetas. El color que predomina en el cielo es el azul celeste por motivo de la acción que se ejerce de forma recíproca entre la atmósfera y la luz solar.

A lo largo del día, en caso de que no haya nubes es sencillo mirar el cielo azul y el sol, y al oscurecer el día, por la noche, es más fácil observar la luna y las estrellas, además en el cielo también pueden aparecer otros fenómenos como truenos, relámpagos o arcoiris.

Muchas personas reflexionan acerca de por qué es importante leer sobre el motivo por el que el color del cielo es azul y por eso en este artículo se va a explicar el motivo del mismo.

El cielo es de color azul por la dispersión de Rayleigh

Transmisión de la luz

La luz es una forma de energía que hace que cualquier elemento se pueda ver y se propague mediante las ondas, y éstas pueden expandirse en un medio material como el agua, el aire o el vacío, hecho que no ocurre con el sonido. La luz que irradia el Sol está formada por ondas con distintas longitudes y el ser humano solo es capaz de ver ciertos colores de esas longitudes que son el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul y el violeta, desde la máxima longitud a la mínima.

Parte gaseosa de la tierra

A la parte gaseosa de la Tierra se le denomina atmósfera terrícola y en ella se hallan diversidad de partículas como el N, el O y el Ar, siendo el primero el que más abunda y el último el que menos. También existen otros elementos como el gas conseguido por la evaporización del agua, los cristales helados, las cenizas y el polvo.

La luz en el ambiente

Cuando la luz viaja puede colisionar con partículas de gran tamaño y lo que sucede es que la luz rebota en distintos sentidos pero reflejados del mismo modo, con lo que sigue siendo de color blanquecino.

Si ocurre que se choca con moléculas más pequeñas que la longitud de onda, una parte de esa luz es aspirada y después de un determinado tiempo lo suelta en cualquier otra dirección, a esto se le denomina dispersión. Con este fenómeno los colores no se ven afectados de la misma forma, siendo el azul el que se absorbe con más sencillez que la roja.

Dispersión de Rayleigh

En conclusión, el cielo es azul por la dispersión de Rayleigh porque cuando la luz está viajando por la atmósfera, la longitud de onda más extensa (roja) pasa directamente sin ser afectada, pero la más corta (azul) es aspirada por las moléculas gaseosas del aire y más adelante expulsada en distintos sentidos, hecho que provoca su dispersión por todo el cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *